• Bienvenidos a nuestro espacio de noticias aqui encontraras todas las noticias mas actuales
    de interes general, politica, actualidad mundial y todas las noticias mas recientes.
    Seguinos en Facebook

    PATRÓN DE JUEGOS. Angelici y sus garfios sobre el poder


    Por Carlos A. Villalba
    El ministro polifuncional y sin cartera del presidente Mauricio Macri que es Daniel Angelici llegó a la cima del poder caminando despacito, desde la modestia de su barrio porteño de Villa Soldatti, donde había radicado un taller mecánico su padre, un obrero italiano llegado luego de la “segunda Guerra” hasta el centro de una red de acceso a la información clasificada que obsesiona a Macri para operar contra sus enemigos, por encima de la legalidad de los medios usados para conseguirla.
    El salto le permite en la actualidad ejercer una fuerte articulación judicial, manejar influencias políticas en la Nación, la provincia de Buenos Aires y la Ciudad, administrar fortunas desde las que gestiona acciones de protección de su jefe y de ataque a las figuras elegidas como enemigos. Desde Elisa Carrió hasta el Indio Solari han estado en su mira, que es la mira del macrismo, del mismo modo que acomoda sanciones y horarios de los partidos de fútbol en beneficio de su equipo o favorece el regreso del Grupo Clarín a la televisación paga del fútbol, a través de la entrega de los derechos a Fox/Turner.
    El camino de la existencia de Angelici tuvo dos paradas estratégicas. Por un lado la militancia de baja intensidad en “La Intendencia”, una agrupación de la Juventud Radical que, por contagio, lo acercaría, ya en épocas universitarias, a la Franja Morada de Derecho de la UBA, paso necesario para arrimarse a Enrique “Coti” Nosiglia, el dirigente en las sombras más importante del radicalismo posdictatorial, con vigencia hasta el presente.
    El otro mojón de su recorrido fue el arrojo que, con 18 años recién cumplidos, lo llevó a vender el Renault 12 que le había regalado su padre para comprar el 0,5% de la sociedad propietaria de un bingo ignoto que el panadero barrial decidió instalar junto a otros socios en San Bernardo. “El Tano” largó todo, la facu, el barrio y los amigos, y se mandó a la ciudad balnearia
    Creció. Desde el irrisorio capital que le otorgó el automóvil y aquella casi inexistente participación societaria se expandió hacia otros emprendimientos vinculados también a los juegos de azar, se favoreció con el boom de los tragamonedas, que el gobierno bonaerense de la época tomó como variante de los cartones de bingo, y llegó a convertirse en el “más poderoso” de los empresarios del rubro en la provincia.
    Radicalismo y juegos de azar, mixtura que, además de convertirlo en una figura de referencia para el interior de la UCR del distrito con más votos del país, le permitió a Jorge Macri sentarlo en 2005 en un café de la ciudad de Pergamino con su primo Mauricio, entonces jefe de Gobierno porteño, quien necesitó solo el tiempo de la ingesta de un pocillo para decidir una alianza con el binguero, prendado de su concepción del “radicalismo PRO” y convertirlo en representante de su propio invento.
    Los vientos soplaron a favor. Uno llegaría a la Presidencia de la Nación en diciembre de 2015; el otro se convirtió -en un gabinete que carece de calle, roce y militancia- en su ministro multivalente sin cartera, con influencia decisiva desde el 10 de diciembre de 2015 en la Agencia Federal de Inteligencia (AFI, ex SIDE), la Inspección General de Justicia, la Oficina Anticorrupción, el Instituto de Lotería y Casinos de la Provincia de Buenos Aires, el Ministerio de Justicia y Seguridad de la CABA, la Policía Metropolitana y  los traspasos de la Federal, además del peso que tiene en la mitad de las áreas de gestión del Gobierno de la Ciudad.
    Esa acumulación de funciones, es decir de poder, se completa en lo público con su responsabilidad en la articulación con la Justicia y llega a alturas difíciles de empardar con la presidencia de Boca Junior, a la que llegó en 2011 de la mano de Macri, la vicepresidencia primera de la AFA y la inmensa fortuna acumulada como uno de los más importantes empresarios de juegos de azar en la Argentina, con manejo sobre bingos, hipódromos y tragamonedas, intereses en cinco sociedades de apuestas y un stud de caballos de carrera. Por si esto fuera poco, diría alguno de los vendedores de los colectivos que lo traían desde el Soldati de sus orígenes, junto al ex militante de Franja Morada y ex titular de la Legislatura, Cristian Caram, es dueño del restaurante Madero Tango uno de los puntos más convocantes del turismo internacional que llega a Buenos Aires.
    Una morada Franja de Boca
    El organizador del “radicalismo PRO” pasó por encima a todos los boina blanca, siempre apoyado en uno de sus amigos para siempre, Darío Richarte, miembro del “Grupo Sushi” liderado por Antonio de la Rúa, subsecretario de Inteligencia en tiempos de la Alianza, ficha del espía ignífugo Jaime Stiuso, ex vicerrector de la UBA y vicepresidente tercero del Boca de Angelici, de quien fue suplente en la transitoria conducción de la AFA.

    Del filón universitario también capturó al ex subsecretario académico de Derecho, Sergio Brodsky, abogado especialista en sociedades a quien convirtió en autoridad máxima de la Inspección General de Justicia (IGJ), que tiene a su cargo la fiscalización de todas las sociedades por acciones, las constituidas en el extranjero que hagan ejercicio habitual en el país de actos comprendidos en su objeto social, establezcan sucursales, asiento o cualquier otra especie de representación permanente, sociedades que realizan operaciones de capitalización y ahorro, de las asociaciones civiles y de las fundaciones, con excepción de las sometidas a la Comisión Nacional de Valores.

    En la propia universidad permanece su ariete y presidente de la UCR capitalina, Emiliano Yacobitti, ahora como secretario de Hacienda y Administración de la gestión del rector Alberto Barbieri, que recibió acusaciones fiscales por negociaciones incompatibles con el ejercicio de la función pública, lavado de activos, enriquecimiento ilícito, administración infiel y hasta de malversación de fondos en el Hospital de Clínicas.
    Las “figuras” provenientes de Franja Morada se repiten, aparecen también en la Casa de los espías y ni qué decir en la directiva de Boca.

    Con el ojo en la SIDE
    Daniel Angelici tuvo interés en controlar la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) desde que se llamaba SIDE. Los informantes que sobreviven allí desde tiempos kirchneristas, consideran a Richarte y al propio titular de Boca como los “tentáculos del pulpo” Stiuso. Con Macri ya electo presidente, jugó a fondo para abandonar el segundo plano y quedarse con el despacho del “Señor 5” del edificio de 25 de Mayo 11, en el mismo predio que ocupó el hotel en el que José Hernández hilvanara desde marzo de 1872 buena parte de los versos de “El gaucho Martín Fierro”.
    Finalmente, su mentor se inclinó por el representante de futbolistas Gustavo Arribas, quien aceptó  el asesoramiento inmediato de Stiuso, archienemigo de Cristina Kirchner. Desde la década del 80, Macri y Arribas sostienen una relación forjada con la camiseta del N° 5 del equipo que el actual mandatario armaba en la quinta Los Cardenales, con desembarco simultáneo en el club ribereño en 1995. El Presidente lo incluye en su lista de dilectos y considera que ese “atributo”  lo exime de las sospechas que hay sobre él por giros por centenares de miles de dólares desde Brasil a los que relacionan con las coimas de Odebrecht, por los Panamá Papers, por lavado de dinero o irregularidades en transferencias trianguladas de jugadores como Martín Palermo, Jonathan Calleri, Cristian Pavón, Carlos Tevez o Javier Mascherano, en las que se considera que su accionar fue en representación del titular boquense de esos años, el propio Mauricio Macri.
    En simultáneo, empujada por el empresario Nicolás "Nicky" Caputo, “La Turca” Silvia Majdalani, se constituyó en la “Señora 8” del espionaje y pasó a ser uno de los nexos de Angelici con “La Casa”, además de articularse con Francisco Larcher, antecesor en el puesto durante los años K. Incorporó a Sebastián De Stefano, ficha del boquense, cuya novia, Silvia Loreley Bianco, quedó al frente del Consejo de la Magistratura de la ciudad tras la muerte de Enzo Pagani, que también había sido instalado por el líder xeneize. Otro casillero ocupado en la AFI fue el de la Dirección de Finanzas, al que regresó Juan José Galea, otro de los protagonistas del escándalo por el pago de sobornos al Senado en el marco de la ley de Flexibilización Laboral impulsada por el gobierno de la Alianza de la Rúa, también cercano a Richarte.
    Otro espacio ocupado en la administración del espionaje argentino por la tropa del abogado de 53 años es la Secretaría de Asuntos Jurídicos, que quedó a cargo de Sebastián de Stefano, quien quedó al mando de la relación con el fuero federal de la Justicia, en el que se tramitan todas las causas de presunta corrupción, también las de IECSA, la empresa de Macri traspasada de apuro al primo Angelo Calcaterra, que se vio obligado a transferirla de urgencia a Marcelo Mindlin, presidente de Pampa Energía y dueño de Edenor.

    Por mano propia
    Bajo la polvareda generada por el malón que Macri lanzó sobre la Rosada desde el primer minuto del jueves 10 de diciembre, se inició una de las operaciones más silenciosas del nuevo comando del Estado, el retiro fulminante de los pliegos de los reemplazantes de los jueces de la Corte Suprema Raúl Zaffaroni, quien renunció al cumplir los 75 años de reglamento, y del dimitido nonagenario Carlos Fayt.
    El encargado del trámite fue el recién estrenado Pablo Clusellas, que pasó del Cardenal Newman a engrosar las listas del escándalo de los PanaPapers por ser durante una década nexo el estudio Mossack Fonseca, la firma panameña especializada en crear los cascarones financieros alrededor del mundo en los que se ocultan miles de millones de dólares mal habidos hasta recaer en la secretaría presidencial de Legal y Técnica. El propio diario alemán responsable de la publicación de los datos que La Nación y Clarín ocultaron en la Argentina hasta que Macri se impuso en el ballotage contra Daniel Scioli, remarcó tras su asunción que “Una vez más hay noticias desde el círculo íntimo del presidente de la Argentina y los Panamá Papers” y “Ahora cae sobre otro amigo de alto rango de los líderes: Pablo Clusellas, su secretario” Legal y Técnico. (2)

    Mientras el también señalado por ser socio de una de las empresas acusadas de contratar talleres en los que se verificó la existencia de trabajo esclavo que rodean al mandatario hasta en su alcoba recuperaba los pliegos, otro influyente sugería la forma del nombramiento de los dos supremos: Daniel Angelici, hombre “práctico”, propuso la violación de la Constitución Nacional y el nombramiento de Carlos Rosenkrantz, hombre vinculado al Grupo Clarín y a La Nación y al santafecino  Horacio Rosatti, por decreto y “en comisión”, un procedimiento solo usado en 1852, cuando la Argentina aún ni siquiera era Argentina.
    El propio ministro de Justicia, Germán Garavano, se sorprendió al entrar al despacho presidencial y encontrarse con el titular de Boca; se molestó porque el binguero fue el hombre de consulta para adoptar la decisión anticonstitucional para la que él fue condenado a oficiar de vocero. La resistencia política el tamaño del dislate obligaron al gobierno a hacer marcha atrás y esperar el paso de los nuevos pliegos por la docilidad del nuevo Senado, ahora tras la estrategia ideada por Rodríguez Simón. 

    Angelici, mantiene contactos fluidos y frecuentes con jueces como Ariel Lijo, Claudio Bonadío y María Servini de Cubría  y, entre otros fiscales, con Gerardo Pollicita Carlos Stornelli o Raúl Pleé, todos relacionados con las principales causas que la Casa Rosada y los medios de mayor tirada nacional empujan contra Cristina Kirchner y sus funcionarios.

    La importancia de Lijo se potenció a partir de la decisión de Macri de transferir por decreto a la Corte Suprema la competencia sobre las escuchas solicitadas por los jueces y arrasar los avances que implicaron la reforma de la ex SIDE y la creación de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) y el Departamento de Interceptación y Captación de las Comunicaciones (Dicom) bajo la órbita de la Procuración y depositar la tarea en manos de un departamento de la Justicia, a cuyo cargo impusio a Juan Tomás Rodríguez Ponte, hijo del intendente macrista de General Lavalle y, más importante aún, ex secretario del juez que removió la denuncia póstuma de Nisman contra CFK.

    El empresario del juego cuenta además con otra pareja de "soldados" fundamentales para ejercer influencia sobre la “familia” judicial; se trata de Juan Bautista e Ignacio Mahiques, representante del Poder Ejecutivo en el Consejo de la Magistratura el primero, fiscal federal el segundo, encargado de acusar a Cistina Kirchner de "defraudación contra la administración pública" y "negociaciones incompatibles con la función pública. Un tercer e hermano, Esteban, también fue conchabado en la cartera. Son hijos de Carlos, el primer ministro de Justicia de María Eugenia Vidal, que debió eyectarlo por sus posiciones medievales frente a los derechos de las mujeres; sin embargo, el cuadro del Opus Dei recaló en la estratégica Cámara de Casación Penal.
    Otro de los tentáculos del multioperador, depositaron en la Ciudad Autónoma a Martín Ocampo, donde ya ocupa el cargo de ministro de Justicia y Seguridad.

    Controladora sin título
    Insospechada para casi todos es la relación de Angelici con la actual secretaria de Ética Pública, Transparencia y Lucha contra la Corrupción, Laura Alonso, con quien se relacionó al solicitar
    la fiscalización de las elecciones en Boca a Poder Ciudadano, organización de la que ella era directora ejecutiva, gracias a la cercanía que tenía con su marido, el también radical Ernesto "Larry" Ochoa, su socio en empresas como Empoyando SA y en Tecno Azar SA, dedicada al soporte informático de bingos.

    La carrera de la politóloga de 45 años saltó hacia la política y de acusación en retractación no se detuvo más. Quinto lugar en la lista del PRO en la Ciudad en 2009, primera en la de 2011 y secretaria de Estado desde diciembre de 2015, gracias a la recomendación de su padrino y al decreto 226/15 por el que Macri anuló la obligación de ser abogada para cubrir el cargo donde dejó dormir la causa contra Angelici por “corrupción” en Futbol para Todos.

    Su pareja trabaja desde marzo del 2014 en el Consejo de la Magistratura de la CABA, en donde se lo considera un operador de su responsable político, aunque en lo formal revista como “Coordinador de Servicios en Días y Horas Inhábiles”, una posición creada al efecto.

    Policiales
    Los garfios de Angelici también se clavan en las estructuras policiales relacionadas con la CABA, en las que tuvo influencia en la designación de sus jefes y en el traspaso de los federales de Nación al distrito.

    El escritor y periodista especializado en crónica policial Ricardo Ragendorfer acaba de publicar una de las notas más completas sobre el particular en la digital revistazoom.com.ar, donde al presentar “Los verdaderos jefes de la policía” asegura, por ejemplo, que “las desventuras de (el primer jefe de la Policía de la Ciudad, José Pedro) Potocar, a su vez, involucran la figura de Angelici, el gran titiritero de la Policía de la Ciudad, entre otros tráficos de influencias”, y responsable de la llegada del comisario hoy procesado a la butaca, a pesar de que el grueso del arco político porteño demandaba un civil al mando de la Metropolitana.

    Ragendorfer le pone pimienta al tema al señalar que “el desplome de Potocar sería un efecto colateral de la aversión que siente Elisa Carrió hacia Angelici. Quienes sacan a relucir dicha creencia se basan en una circunstancia conexa: el muy afectuoso vínculo entre la diputada y el fiscal acusador del policía, José María Campagnoli, a quien ella promueve como Procurador General de la Nación o, en su defecto, para el cargo de Ombudsman, además de ubicar a su hermana, Marcela, en la lista de candidatos a diputados de la Coalición Cívica por la provincia”. (3)
    No se olvida de sumar efectivos a la tropa del multioperador de Macri destacando que “el ministro de Seguridad (de la Ciudad), Martín Ocampo, es como un vástago putativo suyo. También lo fue el comisario Guillermo Calviño, el antiguo jefe -hasta diciembre de 2016- del sector de la Federal absorbido por el Gobierno porteño. Éste era el candidato más nítido para encabezar la nueva Policía de la Ciudad, pero su vidrioso prontuario -que incluye una denuncia por encubrir el asesinato de dos barrabravas de Boca y una acusación por facilitar la fuga de un secuestrador- le abrió el camino a Potocar. Tal vez éste no pensaba que su vínculo con Angelici lo llevaría al infortunio”.

    Zar sin Indio
    Con intereses en cinco sociedades de apuestas, la propiedad sobre Gambling TV -primer canal argentino dedicado al tema- y un stud de caballos de carrera, Daniel Angelici es uno de los empresarios más importantes de juegos de azar del país.

    Su azaroso imperio dio sustento a las operaciones que realizó a partir de sus relaciones con el radicalismo y la Universidad de la Franja Morada, hasta que llegó primero su desembarco en la Ciudad y luego en Nación y Provincia de Buenos Aires, donde puso una de sus fichas al frente del Instituto Provincial de Lotería y Casinos, el empresario futbolístico Eugenio López Melitón.
    Melitón, que también compartió universidad con la gobernadora María Eugenia Vidal, tuvo que irse de Provincia, con el Código Penal de la Nación acechándolo con figuras como las de encubrimiento de activos procedentes del lavado de dinero, acciones ilegales en el negocio del fútbol o utilización de sociedades off-shore para evadir declaraciones ante la AFIP. Antes, sin embargo, tuvo tiempo para valerse de su subalterno Marcelo Tierno, administrador del Hipódromo de Tandil, para impedir el recital del Indio Solari en la ciudad de las sierras y los salamines. Así comenzó la peregrinación ricotera hasta Olavarría, donde tuvo lugar el recital de ribetes trágicos. (3)
    Otras movidas no le salieron tan bien. Su contador, Ángel Guidoccio, apoderado y estrecho colaborador en Boca, con varias sociedades compartidas dentro y fuera de la industria del juego, quedó en la mira de la justicia penal cuando la AFIP destapó una red de usinas de facturas truchas, a través de las cuales se evadieron más de $ 1500 millones en dos años, eludiendo pagos por impuestos a las ganancias y al valor agregado.
    En ese marco se registró una decena de allanamientos en el estudio de quien maneja la contabilidad de Angelici y en otras oficinas y domicilios particulares, donde se encontró documentación en base a la cual la justicia construye las figuras presuntas de “evasión tributaria agravada” y “asociación ilícita fiscal”. Balas que pican cerca, aunque cerca de alguien muy amurallado.

    Duerme con el enemigo
    El presidente del “millón de amigos” dio muestras de su culto a las relaciones afectivas. Además de llenar los casilleros del Estado con Ceos y gerentes de empresas relacionadas con su Grupo SOCMA, se rodeó de la  muchachada del Cardenal Newman de su juventud, mantuvo abierto los grifos de la obra pública hacia las fauces de la empresa de su primo sospechado de testaferro y de los hombres de la vida –y de Boca- más cercanos a sus decisiones presidenciales. “El Tano”, es uno de ellos.
    Sin embargo, el zar del juego argentino, así como corona espacios y despachos sin descanso, suma enemigos de fuste, desde ministros que sienten que les pisan los cayos de sus funciones específicas hasta la denunciadora con prensa Elisa Carrió, quien lo acusó de formar parte de una “mafia” y lo ubicó como "uno más en la larga tragedia nacional de operadores y vínculos promiscuos entre operadores políticos, la justicia, los servicios de inteligencia y los clubes de fútbol".
    Aunque se encuentra en pleno apogeo, en los últimos tiempos Daniel Angelici perdió su principal ficha policial, le trabaron la construcción de la “superbombonera” en Casa Amarilla, cuyos lotes lindantes ya había escriturado a su nombre, y se quedó con menos peso en el Consejo de la Magistratura.
    A veces, la declinación de una estrella adelanta el futuro de todo el sistema.

    (*) Psicólogo, periodista e investigador argentino. Investigador asociado al Centro Latinoamericano de Análisis Estratégico
    (1) http://radiocadenanacional.com.ar/2016/12/25/un-delgado-cordon-molesta-a-macri/
    (2) http://revistazoom.com.ar/los-verdaderos-jefes-de-la-policia/
    (3) http://www.nuestrasvoces.com.ar/mi-voz/macrismo-indio-solari/

    Fuente: Gentileza del autor para los lectores de Utophia