• Bienvenidos a nuestro espacio de noticias aqui encontraras todas las noticias mas actuales
    de interes general, politica, actualidad mundial y todas las noticias mas recientes.
    Seguinos en Facebook

    Cinco años después de la muerte de Gadafi Libia está sumergido en el caos y la pobreza

    Muammar Gadafi fue asesinado el 20 de octubre de 2011 y occidente celebró la 'nueva página' que se abría en la vida de Libia. Sin embargo a cinco años de su muerte el país está cada vez más sumergido en el caos y la pobreza.

    Hace exactamente cinco años el exlíder libio Muammar Gadafi fue asesinado por un grupo de rebeldes luego de que un ataque aéreo de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), dirigido por Estados Unidos atacara su caravana fuera de su ciudad natal de Sirte y lo dejara herido.

    Desde su muerte Libia ha estado sumergida en el caos con una economía cada vez más caída. La guerra civil se adueñó de esa nación del norte de África convirtiéndola en bastión de los grupos yihadistas en esa zona del continente. A principios de esta semana, aviones de combate estadounidenses lanzaron 30 ataques aéreos contra posiciones del Daesh (autodenominado Estado Islámico) en Sirte que actualmente es el feudo de la milicia yihadista en Libia.

    En 2011 los líderes occidentales, sobre todo de Francia y el Reino Unido, celebraron la muerte Gadafi y la ‘nueva página’ que se abría en la vida del país. Sin embargo el hecho de que cinco años después cazas estadounidenses estén aún combatiendo a una milicia terrorista demuestra que la intervención de la OTAN en el país no tuvo el resultado que habían imaginado.

    Hoy Libia tiene tres gobiernos que no se reconocen entre sí: dos en la capital, que compiten por el liderazgo en el oeste del país, y otro en Tobruk, que domina las regiones del este y controla los principales recursos petroleros.

    De los dos en Trípoli, el primero se formó tras un fallido acuerdo de paz auspiciado por la ONU y firmado en diciembre por miembros del antiguo gobierno de la capital y una pequeña parte del Parlamento desplazado en Tobruk. Este tiene el apoyo de Naciones Unidas, EE.UU. y la Unión Europea, pero no cuenta con el respaldo popular y de la legitimidad que le tiene que proporcionar la citada Cámara.
    Mientras que el segundo se conoce como Congreso Nacional General (CNG), una entidad de ideología islamista que gobernó durante los primeros años el país pero que no reconoció el resultado de los comicios celebrados en 2014.

    El tercero, se opone a los dos gobiernos de la capital y es liderado por el mariscal Jalifa Hafter, un antiguo miembro del gobierno de Gadafi, ya reclutado en la década de los ochenta por la CIA y convertido en el principal opositor en el exilio,
    Crisis económica

    Además del caos político, el país norteafricano atraviesa una dura crisis financiera. “La economía libia está derrumbándose”, alertó recientemente el Banco Mundial (BM).

    Libia posee las mayores reservas probadas de petróleo de África, cerca de 48.000 millones de barriles, pero, debido a la guerra civil, más del 75% de los depósitos no se explotan. Después del 2011, las exportaciones de petróleo se han reducido de 1,6 millones a entre 200.000 y 300.000 barriles diarios.

    Las pérdidas acumuladas en términos de ingresos petroleros están estimadas en más de 100.000 millones de dólares desde el comienzo de 2013, según el director de la Compañía Nacional del Petróleo (NOC), Mustafá Sanalla.

    De acuerdo con el BM se ha producido “una pérdida considerable del poder adquisitivo” con un aumento del 31% en los precios de los alimentos durante el primer semestre del año, lo que ha afecta directamente el bolsillo de los habitantes. Además hubo una suspensión de los subsidios estatales para la compra de bienes de consumo popular en el extranjero perjudicando aún más la calidad de vida de los libios.

    Esa situación, sumada a la guerra interna condujo a otro de los grandes problemas que atraviesa Libia que fue en primer lugar la migración interna y luego al éxodo de libios hacia Egipto, Túnez, Argelia y Europa a través del mar Mediterráneo.

    De la historia

    Muamar Gadafi lideró Libia desde 1969, cuando derrocó la monarquía del rey Idris, quien se encontraba en Turquía. Se instauró un Consejo de la Revolución que declara al país musulmán, nasserista y socialista.

    La Revolución Verde, como fue conocido el movimiento, emprendió una reforma agraria, sistema de seguridad social, asistencia médica gratuita, participación de los trabajadores en las ganancias de las empresas del Estado.

    Libia se convirtió con Gadafi en el país africano con mayor ingreso per cápita.

    Hablan los libios 

    Faiza al Naas, una farmacéutica de Trípoli: "Nuestra vida era mejor bajo Gadafi",

    Naser Seklani, exdiputado, exiliado en Túnez: "Cinco años después comenzamos a preguntarnos quién hizo de verdad la revolución y sentimos que no fue una revolución libia, sino una decisión internacional, y eso nos crea una desazón tremenda".

    Mohamed Eljarh, analista del centro Rafik Hariri para Medio Oriente: "Los libios están obligados a elegir entre dos extremos: el caos de las milicias y los extremistas islamistas" o "un régimen militar".

    Karima Munir, una experta independiente libia: "Hará falta tiempo para que la crisis pueda reabsorberse porque los ingresos generados por estas exportaciones tardarán tiempo en poder cubrir de nuevo los considerables gastos públicos. La dependencia del petróleo ha afectado mucho a la economía y ha puesto a prueba las reservas".

    Dr Mustafá Zaidi, Secretario General del “Libyan Popular National Movement”: Creo que debido a la situación en Libia antes de 2011 era como el cielo, todo el mundo tenía acceso a la educación, teniamos salud gratuita, vivienda libre y dimos a la gente la posibilidad de ganar no menos de 500 dólares al mes, y de eso se beneficiaron todos los pobres de Libia. Más de un millón de personas se beneficiaron de este préstamo por parte del gobierno. El gobierno asignaba una parte de los ingresos del petróleo para los pobres. Hoy en día, la gente ni siquiera reciben sus salarios. Así que ahora la gente compara cómo eran las cosas antes con cómo son las cosas ahora y piensan que las políticas que tuvimos por más de 40 años fueron muy exitosas y entonces todo el mundo quiere volver a eso.
     País de migrantes y refugiados     

    Libia es uno de los principales países de tránsito para los refugiados que se dirigen a Europa.

    Las mafias de tráfico de personas han hecho de este país norafricano uno de sus escenarios para operar con inmigrantes irregulares en el Mediterráneo.

    Según diversos organismos internacionales, desde 2015 más de 15.000 personas han muerto frente a las costas de Libia al intentar viajar a Europa,

    Luego del asesinato del líder Muamar Gadafi por parte de la Organización del Tratado Atlántico Norte (OTAN), la cifra de desplazados ha aumentado a más de 500 mil libios que buscan librarse de la inseguridad reinante en su país.

    Una economía que se desploma  

    "La economía libia está derrumbándose", alertó recientemente el Banco Mundial (BM)..

    Los conflictos militares y políticos que azotan Libia impiden explotar sus recursos petroleros y han dejado la economía al borde del abismo.

    Los campos petroleros sólo producen una quinta parte de su capacidad, o sea un promedio de sólo 335.000 barriles por día en el primer semestre.

    Las pérdidas acumuladas en términos de ingresos petroleros están estimadas en más de 100.000 millones de dólares desde el comienzo de 2013, según el director de la Compañía Nacional del Petróleo (NOC), Mustafá Sanalla.

    Los ingresos del sector cayeron a su nivel histórico más bajo durante los siete primeros meses del año.

    La crisis económica afecta los bolsillos de los libios.  De acuerdo con el BM, se ha producido "una pérdida considerable del poder adquisitivo" con un aumento del 31 por ciento en los precios de los alimentos durante el primer semestre del año.
    "Mi peor error fue probablemente no planificar el día después de la intervención en Libia, cosa que creo que había que hacer", reconoció Barack Obama, quien ordenó la intervención en ese país y ocasionó el derrocamiento y asesinato del líder Muamar Gadafi.

    Fuente: Telesur